Edgar Gutierrez

Edgar GutierrezEDGAR GUTIERREZ

”EL POETA” …DE VENEZUELA PARA EL MUNDO…

Nacido en Maracaibo, Venezuela.

La trayectoria artística de Edgar Gutiérrez ha estado marcada por la búsqueda

constante, por ese continuo encontrar y encontrase en cada obra, en cada pintura, con una

permanente fluctuación temática. Desde que inicia su lenguaje plástico con la serie: “ Seres

Metamórficos” (1980-1984), con la utilización de un elemento marino llamado “Bellota de Mar”,

influenciado por el arte surrealista de Ives Tanguy, Rene Magritte y Salvador Dalí, continua con

la vegetación-animal de “Ave flora” (1984-1987) y la variedad de la cotidianidad de “Signos

de Vida” (1987-1990). Luego comienzan a aparecer unos personajes etéreos con sombreros

y grandes bigotes, alusivos al General Juan Vicente Gómez y a su difunto padre el Sr. Carlos

Luis Montiel, serie que titulo: “Seres Anecdóticos” (1991-1995) y la cual comienza a definir la

originalidad de su propuesta y motiva su partida para los Estados Unidos de Norte América con

el propósito de continuar la investigación sobre la tecnología de los materiales a utilizar en sus

siguientes obras.

En 1993 desarrolla dos series bien importantes en su carrera artística, “Polictikus”

(obras de varios elementos) e “Índex” (obras inspiradas en las páginas de contenido en las

revistas), donde fusiona los personajes de la serie anterior con divisiones y extensiones más

abstractas, cósmicas donde siempre se destaca el detalle de un solo ojo con características

surrealista, logrando con estas nuevas expresiones, lo que el crítico de arte Vicente de Persia

(Brasil), acertadamente definiera como “ Miradas a las Miradas”

Desde 1997 comienza una nueva serie llamada “ Desde el Jardín de el Espíritu”

producto de la búsqueda evolutiva no tan solo de su obra si no de su ser espiritual.

La obra de Edgar Gutiérrez, ha adquirido una madurez total, con una mayor riqueza

cromática y textural. Entre los elementos característicos de su trabajo se destacan unas figuras

fantásticas, tanto personajes masculinos con sendos sombreros y frondosos mostachos, como

también bellas féminas, adornadas con finos sombreros y en ocasiones acompañadas por

perros, gatos, caballos, o un pez de apariencia fósil; rodeados por objetos cotidianos. Todos

estos elementos son dibujados al momento de imprimar la tela, obteniendo así, una especie

de simbología caligráfica a manera de incisiones texturadas. Pero el elemento de mayor interés

es el detalle de “un solo ojo”, elemento este que el artista describe: “como una ventana para

descubrir al ser humano, su cosmos interior, su espiritualidad, es el espejo que permite ver

nuestra alma”. La inspiración tanto para su obra como para su ser espiritual ha sido el texto

bíblico Mateo 6:22, “La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu

cuerpo estará lleno de luz “.

Dentro de ese fluctuar temático, Edgar Gutiérrez realiza una serie de grandes rostros

que abarcan todas los dimensiones de la tela o el papel, en estos interesantes rostros podemos

apreciar que la acuciosa mirada se integra a la atmosfera de la obra, una mirada interior en

posición ascendente como si nos indicara el camino que debemos seguir.

Cada pintura es el artista mismo, autorretrato, un cumulo de fuerzas creadoras, un

hombre con una impronta que lo define, un ser que persiste en vivir su propia vida. Líneas

y profundidades, sutilezas inimaginables, conceptos atmosféricos, códigos, signos, símbolos

y divisiones. La luminosidad y lo erosionado, planos fijos y movimientos, lo texturadamente

gestual, cercano a un instinto ardiente, visceral y profundamente espiritual, mirada interna,

trazos y colores que vibran, telas entrelazadas o no , que palpitan cual corazón con vida.

“Las pinturas de Edgar Gutiérrez son rituales de transición en un drama de color, sombra y

luz.

Podrías describir el proceso mental y sensible que impulsa tu creación?

Desde muy niño y gracias a las enseñanzas de mi querida madre María Rosario, quien canaliza

mi gusto por la pintura y la música, tuve el deseo de expresarme , desde fabricar mis propios

juguetes, tallar madera , tocar guitarra y hasta realizar pinturas al oleo. En la letra de una

canción que compuse hace como 10 años atrás, como parte de mi testimonio, la primera

estrofa dice: “A los siete años de mi madre recibí, una caja de oleos marca GUITAR y una

guitarra también oriental…” . Vengo de una familia disfuncional, mis padres se separan cuando

tenía 8 o 9 años y eso marca mi vida y comienza a reflejarse en mis trabajos realizados antes

de ingresar a la escuela de arte como en las series posteriores. Desde el momento que inicie

mi lenguaje plástico, profesionalmente, con la utilización de un elemento marino, orgánico

llamado Bellota de Mar, etapa esta que titule “Seres Metamórficos” 1977-1983; “Aveflora” 1984-

1987; “Signos de Vida” 1987-1990; “Seres Anecdóticos” 1991-1992; hasta esta serie se puede

observar en mis trabajos que hay un Edgar Gutiérrez antes de Cristo y otro muy diferente

después de Cristo (Esto es cuando recibo a Jesus como mi Señor y Salvador). Las siguientes

etapas confirman el cambio “Polictikus” 1993; “Index” 1994; “Looking at Glances”(Mirada a

las Miradas) 1995-1997. A partir de 1998 comencé la serie: “The Spirit’s Garden”(Desde el

Jardin del Espiritu) , paralela a las series: “The Messengers”, “From The Kingdom’s Horses”

y “Kingdom’s Testures” . Cada una de estas etapas son experiencias bien vividas, ha sido una

sucesión de la otra y como el libro de los Hechos de los apóstoles, todavía se está escribiendo.

Que ideas te formas de la divinidad, crees en Dios?

Siempre me llamo la atención el saber, el adquirir conocimiento en cualquier cosa, el día que

aprendía algo nuevo ese era un día especial, no fui educado en un hogar con marcada creencia

religiosa, creo que fui bautizado e hice la mal llamada “Primera Comunión” como para llenar

un simple requisito social y gracias Dios, yo no soy religioso, yo soy creyente, que es muy

diferente, cuando digo esto recuerdo una frase célebre de Salvador Dalí que dijo: “Gracias a

Dios yo soy ateo” pues yo digo gracias a Dios y Su palabra yo soy creyente y llevo una vida

siguiendo las enseñanzas de Jesús a sus apóstoles. Hay dos versículos en la biblia que han

marcado mi vida uno es 1 de Corintios 6:17 “Porque el que se une al Señor un solo espíritu

es con El” y 2 de Corintios 5:17 “De modo que si alguno esta en Cristo, nueva creación es, las

cosas viejas pasaron; he aquí son hechas nuevas. Le estoy agradecido a Dios por permitirme

conocer cada día mas de El, de enseñarme a amar lo que El ama y aborrecer lo que El

aborrece, agradecido de la vida que me ha dado, por todos los desiertos que he pasado, por

la familia que tengo, por el fruto que da a lo que producen mis manos, por los amigos y por

enséñame a perdonar a mis enemigos hasta el punto de amarlos como El los ama. Amiga este

es un tema que me apasiona y pudiera hablar hasta el amanecer, pero una cosa más quiero

decir Dios es todopoderoso, omnisciente y omnipresente, y fuimos creados a su imagen y

conforme a su semejanza, El no necesita de sacrificios, El dice: misericordia quiero! Y no todo

el que diga Señor, Señor entrara en el Reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi

Padre que está en los cielos. Mateo 7:21

Que piensas en el momento de la creación de tus obras?

Ese es un momento especial en mi vida, porque tengo consciencia de mi Padre que es

un creador, me pongo en sintonía con El, pido su dirección y como se que tanto el querer

como el hacer vienen de Él, pongo manos a la tela y la obra comienza a gestarse dentro de

mi ser, se va creando como una suerte de habito al pensar y reaccionar en imágenes , que

inconscientemente, voy decantando, depurando y haciendo una selección de lo que plasmare.

Pero, como bien lo dijera Antoni Tapies, “Cuando creemos que ya se puede atacar una idea

determinada, vemos que la obra también manda porque tiene sus leyes propias de formación

internas y externas. Como en todas las cosas de la vida, hay un dialogo entre el autor y la

materia de la obra. “ Solo el trabajo constante y disciplinado del taller da los resultados

requeridos, allí es donde se concibe el dialogo. Y entonces la obra se da a la luz!